La fortaleza personificada, Dña Trinidad Grund

Trinidad GrundLos Grund eran originarios de Hamburgo y llegaron a Málaga de la mano de don Federico, que había sido Cónsul del reino de Prusia en Sevilla, y que fue nombrado director de la fundación metalúrgica San Andrés en Adra.

Allí conoció a quien diez años más tarde sería el dueño de la fábrica: Manuel Agustín Heredia. Hicieron tan buena amistad que dos de sus hijas, doña Trinidad y doña Julia Grund y Cerero del Campo contrajeron matrimonio con dos de los hijos de Heredia, don Manuel, su primogénito, y don Tomás Heredia Livermore.

La figura más conocida de la familia es Doña Trinidad Grund, y no es de extrañar por la complicada y desgraciada vida que llevó. A los cuatro años de casarse con Don Manuel quedó viuda por un extraño accidente durante una cacería en Motril que algunos historiadores interpretan como un suicidio. Además perdió a su hijo Manolito a causa de una intervención quirúrgica.

En 1856 la familia le anima a viajar a Sevilla, donde aprovecharía para resolver asuntos relacionados con la herencia de su madre. Allí se embarca en el vapor Miño con rumbo a Cádiz pero un barco inglés hunde el barco y naufragan en el Estrecho, muriendo ahogadas sus dos hijas pequeñas, una cuñada y una doncella. La fatalidad quiso que, aunque le había dado tiempo de coger a sus dos niñas, un remolino provocado por el barco al hundirse se las arrebatara. Trinidad Grund sobrevivió al accidente pero desde ese momento volcó su vida en las obras asistenciales

Una de estas obras fue fundar el asilo de San Manuel y ponerlo a cargo de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul. Hoy día, 150 años después, su actividad continúa en el ya Colegio San Manuel.

Su labor fue fundamental para asistir a los malagueños asolados por epidemias como el cólera y el tifus. Por esto mismo Isabel II le envió la distinción de la banda de las Damas Nobles de la Orden de María Luisa, pero a los pocos años, cuando Isabel II reconoció el Reino de Italia que se había formado gracias a reducir a su mínima expresión los territorios pontificios, doña Trinidad renunció a esta banda… este gesto le valió el destierro a Roma hasta la caída del gobierno de Isabel II.

Durante la I Republica, Doña Trinidad tuvo noticias de que la Junta Revolucionaria, que se alojaba en el Palacio del Obispo, pretendía derribar conventos malagueños. Ni corta ni perezosa se presentó en la misma plaza sorteando la multitud y exigió  la protección para las religiosas, algo que se le respetó. Gracias a esta acción se consiguieron salvar los conventos de la capital.

No es de extrañar, por tanto, que su entierro en 1896 en el Cementerio San Miguel fuese uno de los más multitudinarios, y, como última curiosidad, fuese enterrada con el mismo abrigo que llevaba  el día del naufragio.

Si quieres conocer su panteón y más historias cómo esta, no te pierdas las visitas guiadas al Cementerio San Miguel

Fuente: La mirada de Málaga. Historia y vida de 20 familias malagueñas. Alfonso Vázquez

  • Pingback: Auf Entdeckungstour in Malaga – Friedhof “San Miguel” | | Bike Tours & Rentals MalagaBike Tours & Rentals Malaga()

  • Cristina Romero

    Hola a todos:
    Mi nombre es Cristina Romero y hace casi cuatro años empecé a realizar un trabajo sobre la Málaga del siglo XIX. De Trinidad Grund y Cerero de Campos tengo su biografía y tengo que decir que ella fue la que mandó construir el Cortijo Jurado poco meses después de la muerte de su marido. El Cortijo Jurado se encuentra a la entrada de la barriada de Campanillas, del que se espera pueda rehabilitarse pronto. Bueno, un saludo.
    Cristina

    • CarloS

      hola cristina, es cierto eso, Trinidad lo construye pero tienes datos certeros de la fecha en la que lo hace? estamos reALIzaNDO UN TRABAJO sobrE EL JURado, pero nADa de fANTaSMaS Y EsAS COSAS, UN MERO TRABAJO HISTORICO SOBRE EL EDIFICIO. ME INTERESARIA SAber si tienes daTOS CONCRETOS SOBRE ESTO. MI FAcebook es Carlos Karlitros
      muchaS GRAciaS.

Facebook

Twitter