Los años de Cánovas del Castillo en Málaga

Cánovas del CastilloSu padre había fundado un colegio con todos los adelantos modernos en la Calle de Salinas que se llamó Purísima Concepción y donde Antonio Cánovas del Castillo hizo sus primeros estudios. Viendo que era bueno y responsable, su padre se empeñó en que estudiase ciencias aplicadas (aritmética y contabilidad) en el Colegio de San Telmo de la Junta de Comercio por aquello de que tendría más futuro en una boyante y prometedora Málaga de la época. Aunque el muchacho se inclinaba mas por la literatura, la historia y la filosofía no quiso darle un disgusto así que obedeció y estudió lo que le correspondía.

Estatua de Canovas del Castillo en el Parque MálagaTampoco hay que pensar en un Cánovas del Castillo empollón, retraído o tímido, al contrario, era un muchacho abierto al juego, al ejercicio físico y a alguna que otra travesura propia de la edad.

Pero el 2 de marzo de 1843 su padre moría dejando una viuda y cinco hijos en el más desamparo económico. Con 15 años y primogénito, Antonio cogió las riendas de su familia, se presentó ante la Junta de Comercio para, en memoria de su padre, solicitar una plaza de maestro ayudante en el Colegio de San Telmo, que consiguió (aunque con un sueldo…digamos que menguado)

Pero como nunca hay mal que por bien no venga, la tragedia le permitió abandonar sus estudios de ciencias y comercio y poder dedicarse al cultivo de las letras y de las humanidades. Con sólo 15 años fundó una revista literaria “La joven Málaga” pero pronto se dio cuenta que en la Málaga de 1845 no había universidad donde cursar estudios superiores de Derecho que le dieran acceso a una buena posición así que el viaje a Madrid se hizo indispensable. Su madre, con pocos recursos pero bien relacionada, pide protección a un primo suyo que accede a colocar a su sobrino en Madrid en noviembre de 1845 se fue contento y con la esperanza de prosperar y así poder ayudar mejor a su madre.  ¿Quieres saber más? No te pierdas nuestra ruta: Cánovas del Castillo, malagueño ilustre y olvidado

Facebook

Twitter