Breve Historia de los Cementerios I

“Cuanto más completamente ha vivido uno, cuanto más haya realizado sus capacidades creativas, menos temerá la muerte…La gente no teme a la muerte per se, sino lo incompleto de sus vidas.”

Lisl Marburg Goodman

Ante los avances en la investigación del comportamiento animal, no podemos decir que el ser humano sea el único que sabe con certeza que algún día va a morir, pero sí que es el único que entierra a sus congéneres y que deposita a los muertos en edificios o en lugares construidos expresamente para esta finalidad. Como dice Luis Fernández Galiano “somos el único animal que posee ritos funerarios, y antes de ser monos gramáticos fuimos monos sepultureros

Los cementerios, las tumbas, los sepulcros y los epitafios nos dan información de la relación que el hombre estableció a lo largo de los siglos con la muerte, pasando desde las urnas en forma de cabaña a los panteones palaciegos o los nichos colmena… en cada uno de ellos puede descifrarse la división de la sociedad que las genera y su estudio en profundidad nos ha proporcionado un gran conocimiento tanto de la prehistoria, como del mundo clásico, del Medievo o de nuestra sociedad contemporánea.

Enterramientos extramuros

El ser humano lleva enterrando a sus muertos desde aproximadamente 100.000 años. Es muchísima la información arqueológica que nos ha proporcionado el estudio de las tumbas y sus ajuares en la Prehistoria y la Antigüedad clásica, al igual que es muchísima la información que nos pueden proporcionar los cementerios del siglo XIX y sus tumbas.

Sobre los primeros enterramientos de los que se tiene conocimiento en la Prehistoria no hay una única opinión científica pero si seguimos las premisas que determinó Lalueza Fox para considerar un enterramiento como intencional debían coincidir que los huesos estuvieran en conexión anatómica, que hubieran sido depositados en una fosa excavada para tal finalidad y que llevase relacionado algún tipo de ofrenda mortuoria que marcase la intencionalidad.

De tomar esto como requisito imprescindible, los primeros enterramientos con ofrendas funerarias que se conocen son los yacimientos musterienses (Paleolítico Medio) en Skhul y Qafzeh en Israel con una antigüedad alrededor de los 100.000 años, de humanos anatómicamente modernos. Para conocer los primeros enterramientos en Europa debemos tener en cuenta que no suelen aparecer con ofrendas mortuorias pero si suelen ubicarse en cuevas, lo que da pie a distintas teorías, pero todas en torno a yacimientos neandertales con cronologías cercanas a los 40.000 años de antigüedad.

Tumba de Cecilia Metella

Más fácil lo tenemos para la época clásica en la cual los cementerios se situaban fuera de las ciudades y sus murallas porque el mundo de los vivos debía de estar apartado del mundo de los muertos. Los enterramientos se sucedían en los márgenes de los caminos y algunos terrenos cercanos. Así pues, el roce con los muertos era continuado aunque suficientemente separado de la vida cotidiana. De hecho en Roma estaban prohibidos los enterramientos in urbe, es decir, en el interior de la ciudad, por la ley de las XII Tablas y posteriormente por el código teodosiano que repetía la misma prohibición. Desde entonces, las tumbas de los romanos se abrieron indistintamente tanto en el campo en la orilla de los caminos, como en jardines de pertenencia del difunto, o en un terreno comprado con ese propósito. Un ejemplo de este tipo de enterramientos lo encontramos en la Vía Apia en Roma.

Enterramientos intramuros

A pesar de las leyes romanas,  los enterramientos acabaron entrando en las mismas ciudades de las que habían estado alejados durante milenios, no tanto por el cristianismo como aseguran algunos, sino por el culto a los mártires. Éstos eran enterrados en las necrópolis extraurbanas, comunes a cristianos y paganos, pero rápidamente se convirtieron en objeto de culto, siendo visitado por multitud de fieles que celebrarán misas para lo que terminarán construyendo capillas y basílicas para acoger a los peregrinos y canalizar este culto. A pesar de ser un movimiento clandestino tenían el derecho a ser enterrados en colectividad, –como el derecho romano reconocía para cualquier asociación– y aprovecharon antiguas galerías de canteras abandonadas como lugar de enterramiento, abriendo huecos rectangulares o cámaras con forma de arco para los mártires.

catacumbas de romaDesde el Edicto de Milán en el 313 d.C.,  las catacumbas se convirtieron en lugares de peregrinación, creando entonces cementerios en superficie alrededor de la Iglesia conmemorativa para poderse enterrar junto a las reliquias de los santos, aunque estas iglesias continuaban todavía fuera de la ciudad. La arqueología ha demostrado ciertos amontonamientos de sarcófagos en varios estratos alrededor del ábside más próximo al lugar de profesión de la fe. Esta acumulación de estratos puede dar una idea de la cantidad de peregrinaciones que recibieron, digamos que el “turismo de cementerios” no es algo tan contemporáneo como pensamos.

Sin embargo, llegó un momento en el que la separación entre estos enterramientos y la ciudad desapareció, a pesar de que no había dejado de ser un lugar prohibido para las sepulturas. El crecimiento de las ciudades pudo condicionar que en la Edad Media los cementerios asociados a sus iglesias se hallasen ya en el interior de las mismas.

Para entender esta relajación de las costumbres y cambio de mentalidad es necesario consultar a Philippe Ariés en su obra “Historia de la muerte en occidente”. Ariés ejemplifica con el entierro del obispo San Vaast en la catedral la gran evolución en el pensamiento de la sociedad para que hubiesen visto ese entierro como algo normal. Dice Ariés: “La separación entre  la abadía cementerial y la iglesia catedral quedaba pues difuminada. Los muertos, mezclados ya con los habitantes de los barrios populares de los suburbios –que se habían desarrollado en torno a las abadías–penetraban también en el corazón histórico de las ciudades. A partir de entonces ya no hubo diferencia entre la iglesia y el cementerio”.

Referencias como la de San Vaast podrían ser el mismo emperador Constantino, que en el siglo IV fue enterrado en el atrio de la basílica de los Santos Apóstoles en Constantinopla o Clodoveo, dos siglos más tarde enterrado también en otra basílica.

La palabra que mejor designaba el espacio de enterramiento junto a las iglesias era atrium o atrio, también denominado camposanto, aunque no se parecería a nuestro concepto actual de cementerio debido al carácter de lugar público y de reunión que tenía en la Edad Media, como el foro para los romanos o como una plaza pública más. Allí se reunía la gente tras la misa, se realizaban procesiones o movilizaciones militares, jugaban los niños y se celebraban los más diversos actos sociales. El cementerio era un espacio donde compartían su uso tanto los vivos como los muertos y desde entonces la parroquia se entendía como una nave con un campanario y un cementerio.

Debemos entender que en la Edad Media, el auge del cristianismo y la mezcla entre religión, economía y poder temporal fue tal, que en la mentalidad colectiva sólo la cercanía en el enterramiento a catedrales, iglesias o monasterios garantizaban la salvación de las almas. Sin embargo, tanto se preocupó por el destino de las almas que el cristianismo se desembarazó de los cuerpos, abandonándolos ala Iglesia, donde eran olvidados. Esta afirmación podría apoyarse en el hecho de que las sepulturas fueran completamente anónimas, los cuerpos estuvieran hacinados, se reutilizaran las fosas una y otra vez y se amontonaran los huesos revueltos en los osarios sin ningún tipo de pudor. Para Ariès estos serían signos de indiferencia en relación a los cuerpos físicos y esta misma indiferencia no cambiará hasta finales del siglo XVIII.

Sin embargo, debemos resaltar el hecho de que no todos los enterramientos se hicieron en las cercanías de la población, puesto que ya en el Antiguo Régimen se habían habilitado cementerios en las afueras de las ciudades por causa de las más diversas epidemias que asolaron a la población como pudiera ser la peste, con la intención de mantener los cuerpos alejados y no contagiarse… este racionamiento lógico será más tarde el principal argumento para hacerlos permanentes.

Bibliografía

HALLADO, Daniel. Seis miradas sobre la muerte, 2005.
VVAA. Actas del I Encuentro Internacional sobre los Cementerios Contemporáneos. Una arquitectura para la muerte. Sevilla, 1991.  Edición: Sevilla, Consejería de Obras Públicas y Trasportes dela Junta de Andalucía, 1993
LALUEZA FOX. Genes de Neandertal. Madrid, Ed. Síntesis, 2005
VVAA “¿Homo loquens neanderthalensis? En torno a las capacidades simbólicas y lingüísticas del Neandertal” en Munibe Antropología-Arkeología n.59 (2008)
MARTÍN GONZÁLEZ, J.J. “El Arte Paleocristiano” en Historia del Arte, Madrid, Editorial Gredos, 1999
ARIÉS, Philippe. Historia de la muerte en Occidente desde la Edad Media hasta nuestros días. Barcelona, El Acantilado, 2005.

 

Facebook

Twitter